RUEDAS DE CARBONO

De todos es conocido que el carbono es lo que toca. En las ruedas también. La variedad es impresionante en función del peso, perfil, número de radios, precio, calidad, tecnología, diseño, etc. Haremos referencia a dos aspectos concretos: tubular / cubierta y pista de frenado.


No hay que haber diseñado la lanzadera Columbia para saber que hay carbono y carbono. Lo hay más económico y de menos prestaciones y lo hay de un nivel tecnológico intrínseco y de desarrollo que sólo está a la mano de la industria aeroespacial, la Fórmula 1 y, como no, la bicicleta. No olvidemos que a veces la bicicleta aprende del avión y del coche y, en otros casos, es al revés.


Un carbono de calidad media acusa uno de los mayores problemas de las ruedas de este material: la terrible temperatura en la superficie de frenado que puede llegar a los 150 grados. Un carbono de última generación también lo sufre, pero menos. Los ricos lloran, pero de alegría. Es decir, el carbono bueno se calienta pero menos.


La garganta más profunda (siento el juego de palabras) de una rueda para cubierta dificulta la evacuación del calor generado en la frenada. Además, el hecho de que en contacto con ella esté la cámara, hace más probable el reventón o, al menos, el mal funcionamiento del conjunto. Algunos han creído salvar esta situación con las pistas de frenado metálicas unidas a la llanta de carbono, algo que añade peso en un sitio clave y en un segmento de usuarios sensible al gramo.


Las llantas de carbono para tubular ofrecen un perfil de contacto con él menos profundo, más plano. Eso facilita la evacuación del calor generado por el rozamiento de las zapatas de freno con la llanta. El mercado decanta las llantas de carbono hacia el tubular. Para el no profesional es caro y complicado de reparar en la carrretera sin coche de asistencia detrás. Por tanto, hay un grupo de ciclistas aún desconocedores o reacios al tubular que no contempla la rueda de carbono para cámara como opción. Esto es algo que no pueden permitirse los fabricantes si eso significa vender menos ruedas de plástico negro.


El que investiga (en Asia, sí, en Asia) ha descubierto últimamente que son las nuevas resinas usadas para “pegar” las (nano)fibras de carbono las que están haciendo que este calentamiento de la superficie de frenado se haya disminuido de forma importante. Como es lógico, no están al alcance de todos los fabricantes, en muchos casos revendedores con bandera USA o italiana en la bici.


Cada maestrillo tiene su librillo. Cada conjunto carbono/resina (epoxy) tiene una zapata ideal. De ahí la importancia de usar las que cada marca recomienda para cada rueda para obtener un poco más que mediocre resultado al apretar la maneta, no más.


Resumiendo, tenermos ruedas de carbono que se calientan menos por las nuevas resinas, que permitirían montar cámaras/cubiertas sin problemas y, como consecuencia, llegar a más clientela. Últimamente vemos más ruedas para cubierta de carbono que seguro convencerán a los que renuncian a las ventajas del tubular con tal de no tener sus inconvenientes. Me suena a giro en las tendencias.


No puedo pasar por alto que esto se me antoja como algo transitorio. En mi opinión, serán los discos y el tubeless los que definitivamente se implanten. El intentar razonarlo no me aleja del error de predicción, pero asumiré ese riesgo:


– El disco eliminaría el problema del calor en las pistas de frenado.


– Esto permitiría fabricar ruedas menos reforzadas en esa zona y, por lo tanto, más ligeras, menos masa rotante y un aliciente más para los pesomaníacos.


– Las bicis de carretera frenarían de verdad por calidad y cantidad. Eso traería más seguridad.


– Ya hay bicis de carretera de 7 kilos con discos.


– Aún nadie ha desarrollado mucho el disco de carretera, pero todos tienen las orejas de punta. Esto traerá más, mejores y más ligeros discos como ha sucedido en la bici de montaña.


– Las ruedas tubeless (o tubelessizadas con líquidos varios) ya están presentes en todos los ámbitos, incluido el coche de mi madre. En las bicis de montaña son una realidad que ha eliminado las cámaras, reducido los pinchazos y mejorado el comportamiento de las bicis de forma drástica.


– La ventaja en la rodadura y comportamiento del tubular sobre la cubierta queda eliminada por la mejora en el funcionamiento de las ruedas de carretera sin cámara. Hace años que los equipos las usan en el Tour y hace menos que están en el mercado, pero hace falta un cambio de mentalidad en el ciclista de carretera.


Atentos a las gamas de ruedas 2012.


 


Temas relacionados

VUELTA XX & XXI;;
views 814
Se acabó la Vuelta. Las dos últimas etapas han sido un mero trámite, excepto para los vencedores y para Purito que ha perdido el ...
JOSÉ MANUEL ORTEGA & SPECIALIZED;;
views 709
Nuestro gran atleta y mejor amigo José Manuel Ortega, ha pasado por SPORT LAB para llevar a cabo sus tests habituales de control y para ajustar...

2 comentarios en “RUEDAS DE CARBONO;;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *